jueves, 4 de septiembre de 2008

Alberto Ruy Sánchez, un autor maravillado



“Toda mi literatura está alimentada por el deseo,


especialmente por el deseo femenino” les confesó a sus lectoras y lectores el escritor Alberto Ruy Sánchez en Profética, Casa de la Lectura.



Organizado al alimón con "Letras Voladoras, A.C." un grupo variado de hombres y mujeres se inscribió en Profética al taller de lectura de dos obras de Ruy Sánchez —Los nombres del aire y Los jardines secretos de Mogador— el cual luego de cuatro sesiones de lectura presididas por José Luis Prado y Guillermo Garay concluyó con un encuentro de los lectores y el novelista, quien les dedicó poco más de cuatro horas para escuchar sus comentarios y análisis, además de responder a todas las preguntas que le hicieron.

Gran conversador, Alberto Ruy Sánchez compartió con sus lectores desde los fundamentos religiosos y filosóficos que han permeado sus obras hasta los viajes por el mundo islámico en el cual se ha inspirado y le ha hecho ganar un amplio respeto como autor, precisamente ahí.

Con sus libros subrayados, con anotaciones al margen, con las huellas de haber sido leídos una y otra vez, o con otros ejemplares recientemente adquiridos los lectores en su encuentro con el autor de Los nombres del aire hicieron de Profética un salón de clases, un ágora, una sala de conferencias o de una casa habitación, pues la sapiencia del ponente y la comodidad en la cual se hallaron los contertulios fueron dos de las más destacadas características del encuentro entre el creador y su público.


Sin querer imponer la verdad; sin deseos de adoctrinar Alberto Ruy Sánchez se confesó poeta que busca cada día mantener viva su capacidad de asombro; por ello comentó: “Lo maravilloso es que exista un lugar como Profética donde vendan mis libros y los lectores se puedan reunir para discutirlos y compartir encuentros” como el encabezado por él.


Atento y tomando nota mental de todos los comentarios que le hicieron, Ruy Sánchez reveló que su segunda novela se originó, precisamente de un intercambio de él con mujeres quienes le comentaron su primer libro y enriquecieron con ello su concepto del deseo.

Con un intercambio de direcciones de correo electrónico, con libros autografiados y una charla prolongada hasta la madrugada concluyó el trabajo y el día de un autor calificado de maravilloso por lectores maravillados.

El próximo novelista que participará en el programa de lectura y encuentro con autores organizado por Letras Voladoras y Profética será Óscar de la Borbolla.