jueves, 8 de mayo de 2008

Nota aparecida en el periódico Intolerancia: "Destacan oralidad en novela de Dimayuga."

Nota aparecida en el periódico Intolerancia 12 de mayo:

Destacan oralidad en novela de Dimayuga

Asisten más de 40 personas a la presentación de ¿Y qué fue de Bonita Malacón?, primer texto narrativo del dramaturgo guerrerense José Dimayuga, en Profética Casa de Lectura

Redacción
Foto Karina Juárez


En el caso de Dimayuga, esta fusión entre dramaturgia y novelística es óptima. Suscribo del todo lo comentado por otros autores como José Joaquín Blanco y Alberto Chimal: dominio de técnicas literarias, historia polifónica, varios registros del habla popular, una lectura que se hace de un tirón, señala Eduardo Montagner.


¿Y qué fue de Bolita Malecón?, primer texto narrativo del dramaturgo José Dimayuga, se presentó el pasado jueves a las 19:00 horas en Profética Casa de Lectura, ante más de 40 personas que a pesar de la lluvia repentina escucharon los comentarios del novelista Eduardo Montagner, Federico Vite y el también autor de Afectuosamente su comadre.


La actriz Iris García fue la encargada de coordinar esta mesa en la que ¿Y qué fue de Bonita Malacón?, editada por Jus el año pasado, fue comentada por Montagner.


“Se trata de una novela narrada desde diversos enfoques y siempre de manera oblicua, intrincada, como una especie de El corazón de las tinieblas, de Joseph Conrad. Trasladando a los calores asfixiantes del sur y norte de México, a sus desparpajos y tragedias contados con la risa que se extrae de los gestos y dengues de cada personaje”, comentó el autor de la novela Toda esa gran verdad, editada por Alfaguara en el 2006.


Explicó que Dimayuga, con este libro, termina conectando con la condición humana. “Nos hallamos ante un gran observador de las sutilizas, tics, morbos y aspecto grotescos de la fauna que, queriendo o sin querer, constituimos”, dijo.


Una de las habilidades que destacó en el trabajo del autor de Una mujer de tantas fue el manejo de la técnica de la conversación. “Como lectores, no podemos menos que sorprendernos, como cuando terminamos de ver u monólogo de calidad y nos percatamos que vimos muchos personajes siendo sólo un actor el que los supo crear o invocar, porque sin la intervención de un narrador definido y, lo más curioso, sin una sola acotación que nos permita ver más gestos, mañas, horrores o bellezas”, argumentó.



Hermosos y malditos


Posteriormente, el autor de la novela Fisuras en el continente literario señaló que el libro de Dimayuga no vacunaba contra la literatura.


“Reconstruir el cuerpo con palabras. La vida doméstica; en subida primero, después en trágica secuencia que presagia el desplome. Sí, Dimayuga enuncia: ¡claro que me acuerdo! Está listo el camino, el desenvainamiento del habla. Aquí está la facultad literaria de José. Hablamos de Bonita Malacón desde el título. El documental sin tecnicolor se proyecta”, dijo.


Este libro, agregó, recuerda a Hermosos y malditos de Scott Fitzgerald, nos hace pensar en el Gran Gatsby, en la forma de obtener un infierno mediante la soltura del amor, pero en la novela de José todos concuerdan al mencionar que Bonita no estaba hecha con el barro de Palma Gorda, sino con esencias místicas, de más allá del puerto; si me apuran, también se piensa en la protagonista de Nueva historia de Mouchette de Georges Bernanos.


Vite señaló que este libro, en el que una mujer reina desde la belleza del instante televisivo, termina siendo una musa enferma. “José nos habla de un mito, de una Helena contagiada por los abismos que ha visto. Y también José nos dice con este libro que cada uno arrastra su símbolo, uno tiene la necesidad de designar incasablemente, de decir que extrañamos al otro y por eso escribimos, para llenar los huecos con palabras”, finalizó.


En seguida, Dimayuga leyó un capítulo de este libro; abordó el pasaje en el que Pedro Isabel (personaje pivote del libro) cuenta la manera en la que Bonita Malecón se hizo el símbolo áurico de Pama Gorda al obtener el título de Miss Belleza Internacional.


Al término de la lectura, Dimayuga estampó su firma en los libros que fueron adquiridos por el público.


¿Y qué fue de Bonita Malacón? puede adquirirse en Profética Casa de Lectura.