jueves, 8 de mayo de 2008

Nota aparecida en el periódico La Jornada de Oriente: "Los colores de la provincia guerrerense serán expuestos en ¿Y qué fue de Bonita Malacón?"

Nota aparecida en el periódico La Jornada el 8 de mayo:
Los colores de la provincia guerrerense serán expuestos en ¿Y qué fue de Bonita Malacón?

¿Y qué fue de Bonita Malacón?, primera novela del dramaturgo José Dimayuga, será presentada el jueves 8 de mayo a las 19 horas, en Profética la Casa de la lectura (7 Sur 301). Los comentarios estarán a cargo de Eduardo Montagner y Federico Vite. Es la historia que se entrelaza en la década de los 60, y que tiene como personaje central a Bonita, una mujer que creció en Palma Gorda, pueblo imaginario de la costa chica del estado de Guerrero; Miss Belleza Internacional, estrella del cine mexicano, drogadicta irredimible y también la esposa de Bulmaro Goring, jefe del Cártel del Desierto.

Yadira Llaven

En esta obra, Dimayuga demuestra un dominio claro de las técnicas literarias yconsigue una historia polifónica muy creíble, con el uso de varios registros muy bien diferenciados del habla popular. Asimismo, a decir de Alberto Chimal, reivindica ciertas particularidades del habla mexicana que han sido ignoradas en los últimos años.

Los personajes que conversan en ¿Y qué fue de Bonita Malacón? son alegres, platican sabroso, con una presencia muy fuerte del habla costeño. A decir de los críticos, esta obra puede ser comparada por su particularidad con Sunset Boulevard, o con La feria, de Juan José Arreola.
Si bien es una elección un tanto discordante e inusual para formar parte del catálogo de la editorial Jus, que se caracteriza por los temas más bien sobrios y severos, la novela se sostiene a través de voces bien logradas, que dan como resultado un ejercicio narrativo veloz, divertido e intrigante.

De cómo ha sido la transición de la dramaturgia a la novela, el propio autor ha explicado que es un lector voraz de novelas y siempre quiso escribirlas. “La dramaturgia se dio por casualidad, pues estaba seguro de que escribía una novela dialogada, y de repente me di cuenta que no había posibilidad de hablar en tercera persona, y que se tenían que hacer acotaciones”. A partir de ahí, se dedicó a ello, ha escribir teatro, es así como nacela obra Afectuosamente, su comadre.

Escribió ¿Y qué fue de Bonita Malacón? antes de cumplir los 40 años, pero hasta ahora la publicó, siete años después. “Eran 240 cuartillas y le edité a lo largo de este tiempo”.

De la historia ha dicho “va más allá de la ingenuidad, y se convierte en un texto ácido, cruel, como Bonita Malecón, a quien las circunstancias la llevan a una vida dramática”, que se entrelaza con los diversos personajes, entre ellos, Chabelis, un gay que lee cartas, dueño de una cantina y que admira a Malacón.

“Los personajes los construí con gente que conocí en mi infancia”

De los personajes, Dimayuga detalló que “se dieron de manera natural, por el color del lenguaje que está muy apegado a la personalidad. Son personajes que uno carga en la cabeza y que llega el momento en que uno tiene que parirlos y te sientas a escribir. Los he construido por la gente que he visto en la infancia o en la adolescencia, es gente que conoces o que te topaste en un bar”; por ejemplo, citó, a Chabelis (Pedro Isabel) un gay vende cervezas y pozole, que le apasiona la vida de los artistas de la farándula, y que te lo encuentras fácilmente en la cantina de un pueblo.

Resumió: “Más bien la novela es un pretexto para que mis personajes hablaran de Bonita y de ellos mismos, de la vida de un pueblo en este caso Palma Gorda (que pareciera ser su natal Tierra Colorada), de sus vecinos y sus relaciones entre ellos.

”La idea era –continuó– que hablaran de su vida amorosa, de sus traiciones, de sus chismes y para que yo también me diera chance de hacer este ejercicio lingüístico y utilizar esas palabras que sólo se usan en mí pueblo y que están perdiendo vigencia”.

Influencias del cine ranchero y de Lágrimas y risas

El dramaturgo destacó la influencia que ha recibido de las historietas que leyó en su infancia, como Lágrimas y risas, “revista que llegaba cada ocho días a Acapulco, y que fue lo primero que leí de niño”; por lo que Bonita Malecón es una referencia de ello, pero también recibe guiños del cine de clasificación “B”, como los melodramas rancheros que inundaron su mente a edad temprana.

Finalmente, José Joaquín Blanco ha escrito que José Dimayuga asume en esta novela “las circunstancias y los colores locales de la profunda provincia guerrerense, digamos el municipio Juan P. Escudero de Palma Gorda, ‘la tierra de la papaya roja’, no sólo de un modo frontal y aun puntillista, sino hasta cariñoso y cómplice, con su habla y sus atmósferas, en lugar de la globalidad o la universalidad cómodas y algo virtuales de las modas posmodernas. Nada tan universal como lo concretamente local”.

Dimayuga nació en Tierra Colorada, Guerrero, en 1960. Estudió Filosofía en la UNAM. Fue alumno del taller de dramaturgia de Hugo Argüelles y ha participado como actor en diversas obras teatrales. Con Afectuosamente, su comadre, obtuvo, en 1992, una mención en el VI Concurso Internacional de Obras Teatrales del Tercer Mundo, convocado por el Centro Venezolano del ITI–Unesco, así como el Premio Nacional de Dramaturgia, que convoca la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Dos veces ha sido becario del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes del estado de Guerrero. Ha desempeñado diversos trabajos como corrector de estilo, traductor y docente, guionista de TVUNAM y funcionario público (Director de Cultura de Acapulco).

Entre sus obras destacan País de sensibles, Una mujer de tantas y Hotel Pacífico