lunes, 27 de marzo de 2006

Nota aparecida en el periódico "El Heraldo de Puebla": "La investigadora Emma Yanes presentó su libro pasión y coleccionismo"

Proponen Rescatar museo Bello: La investigadora Emma Yanes presentó su libro pasión y coleccionismo, El museo de arte José Luis Bello.

Moisés Ramos Rodriguez.

“La obsesión de Mariano Bello –y de la familia Bello- por preservar lo que vale la pena de Puebla, es para mí una hermosísima enseñanza que me gustaría que, como ciudadanos poblanos retomáramos en el momento presente”, afirmó la investigadora Emma Yanes Rizo al presentar su libro Pasión y coleccionismo. El museo de arte José Luis Bello en Profética, Casa de la Lectura.

“Es elemental cumplir con los Bello y con Puebla pidiendo que la colección que engrandece a Puebla, regrese con todo su valor al Museo” agregó la investigadora que estuvo acompañada por Víctor Hugo Valencia, delegado del INAH en Puebla; el también investigador Carlos Montero Pantoja y Armando Chávez Cervantes.

Por otra parte, heredero de Mariano Bello, Chávez Cervantes, al comentar el libro editado por Conaculta a través del INAH, aseguró: “Me gustaría rescatar el objetivo de Mariano Bello para este Museo: un legado para los habitantes de Puebla; para que los artistas y los artesanos, aprendieran de la calidad que él mostraba”.

Y más: “Me preocupa mucho el que se haya rescatado, de manera interesante el inmueble del Museo Bello; se creó una infraestructura para exposiciones temporales, se rescató mucho, pero la casa no tiene alma. El alma de la casa no es nada más que la arquitectura, sino las cosas de la gente que las habitó; afortunadamente con el texto de Emma, las cosas hablan. Ver ahorita la planta baja (del Museo) como desarmada, puesta como una especie de bazar, sin ningún guión de nada, la planta alta sin nada, hacen que surjan preguntas: ¿Dónde está el resto de la colección que pertenece a Puebla, que nos pertenece a todos?

Tanto Yanes Rizo como Chávez Cervantes, no cuestionaron si está o no completa la colección, sino el hecho de que no esté aún a la vista en todos los espacios del edificio restaurado después del sismo de 1999.

FORTALEZA Y BÚSQUEDA

Emma Yanes explicó después de la presentación de Valencia y Pantoja: “ Toda esta fortaleza de la familia me llevó a buscarla, y encontré a don Luis Cervantes, sobrino de Mariano Bello que, lamentablemente falleció el año pasado: su testimonio de esta casa está en libro, donde nació. Afortunadamente después encontré a Armando Chávez Cervantes quien, además de apoyarme con todo el material gráfico que se puede ver en el libro, tiene toda una historia que contarnos”

Yanes Rizo relató –como lo hace en su libro- cómo Mariano Bello, heredero de José Luis Bello y González, fundador del Museo que lleva su apellido, mantuvo la colección que, insistió Carlos Montero, debe volver a su lugar original: A principios del siglo XX “fue encarcelado por las fuerzas revolucionarias; sin embargo, él sigue en su labor de hormiga, meticulosa, cotidiana, de rescatar lo valioso de Puebla: las artes aplicadas. A la colección de pintura que hereda le agrega la colección de talavera, y todos los días, mientras el mundo se convulsionaba a su alrededor – y en Puebla particularmente- el señor seguía en el rescate cosas valiosas que tiene la ciudad, como esta hermosa colección de hierros forjados, de porcelana oriental y francesa, de cristales; él sigue coleccionando, recatando todo el arte religioso, tan despreciado en ésas épocas”.

“En los años veinte, la casa es tomada por el ejército federal, pues Bello es acusado de estar resguardando bienes de la Iglesia en la época de la persecución religiosa; se hace el levantamiento, él se vuelve preso de su propio museo, en su propia casa custodiada por el ejército, y aún así, o a pesar de ello, no cambia la cláusula de su testamento mediante la cual dona la colección a la ciudad”, reveló Yanes Rizo.

“Posteriormente en los años cuarenta entra en crisis su fábrica –hay conflictos muy fuertes y pierde parte de ella- pero continúa en lo suyo: preservar su apellido, preservar la grandeza de Puebla a través del rescate de las artes aplicadas”, concluyó.

HERENCIA Y COLECCIÓN

Por otra parte, Armando Chávez Cervantes, sobrino de Mariano Bello detalló: “Crecí en la casa contigua al museo Bello, entre colecciones diversas. Ahora conservo el caballete del tío Mariano y un par de cuadros y una colección, Chávez Cervantes, con algunas piezas que no son del Museo, sino de la otra casa, ésa donde crecí, que era del tío Mariano”.

El libro de Yanes Rizo, aseguró Armando Chávez “le da una nueva dimensión, a su significado. Si tuviera que ponerle un título al libro le pondría “Cuando las colecciones hablan”; me encanta como Emma Yanes ha descrito no sólo una colección de objetos, sino lo que traen consigo: artesanos, organizaciones, travesías por el mundo. En la colección está la historia de Puebla, de México. Me parece apasionante cuando Emma habla de cómo las cosas de China llegaban a través de Manila, por el puerto de Acapulco, y cómo llegaban otras por el puerto de Veracruz, y cómo Puebla es una riqueza y confluencia de eventos”.

El sobrino de Mariano Bello reveló: “ A través del libro descubrí la riqueza de Puebla, los artesanos retratados ahí, los movimientos obreros, el movimiento Cristero, la Revolución y todo lo que ello tiene que ver con las colecciones; con ello Emma le da una nueva dimensión a la colección Bello”.

Y finalizó: “El libro me compromete a hacer algo, no sé qué, pero algo debo hacer respecto al Museo”.