jueves, 17 de julio de 2008

"Doña Perpetua" fue presentada en Profética

Doña Perpetua, el poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo, libro escrito por Arturo Cano y Alberto Aguirre y editado por Grijalbo en este año 2008 fue presentado en Profética, la Casa de la Lectura el 17 de julio, con la presencia de los autores, quienes no sólo comentaron la génesis del texto sobre la polémica dirigente vitalicia del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE), sino también compartieron con los asistentes algunos fragmentos del ejemplar.

A continuación, algunos párrafos de la obra de los periodistas Cano y Aguirre:

La Maestra luce un traje cebra y una madeja de pulseras, entre las que resalta un dije con San Judas Tadeo en el anverso. Elba Esther Gordillo acaba de cruzar la frontera para unirse a los suyos, pero se sugiere amenazada y, para subrayarlo, usa el recurso teatral de las frases a medias: “Tengo que venir aquí como si fuera yo… quién sabe qué… Pero no soy narco, ¿eh? Ni soy ratera, ni atropello con las cantidades de dinero, como algunos. No hay miedo… hay precaución, porque sé lo que significa”.

Es el séptimo día del séptimo mes del séptimo año del siglo XXI. A su espalda, el Pacífico llena de azules la sesión del Consejo Nacional del Sindicato de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Dos noches atrás, los dirigentes de su sindicato –“la niña de mis ojos” lo llama– le regalan la extensión de su mandato “por el tiempo que sea necesario”, completando así el círculo de la restauración.

El grupo que tomó por asalto el sindicato magisterial, en septiembre de 1972, cumplirá en dos meses 35 años en el poder. Carlos Jonguitud cubre los primeros 17 y el resto la Maestra, la indispensable al micrófono: “No son los cargos. La presidencia (de la República) ahí está, no era el eje, sino la fuerza política para negociar. Hay quienes sueñan con tener el cargo de… pero yo pregunto, ¿estarán dispuestos a pagar el costo?”

En los meses subsecuentes, sus opositores del SNTE adornarán sus marchas, mítines y reuniones con mantas que la caricaturizan como diabla o víbora, que acompañan la leyenda: “Fuera doña Perpetua del SNTE”.

Y más:

La Maestra sigue y sigue en Rosarito, echando porras al Partido Nueva Alianza, hablando de sus amigos en otras fuerzas políticas, de las etiquetas que le cuelgan, de los insultos callejeros que la persiguen; largas sus intervenciones, que a eso han venido, a escucharla: “Con todo respeto, no estoy ofendida yo: ya más no se puede, ya todos los adjetivos están. Yo no tengo problemas con el PRD o algunas corrientes del PRD porque vayan a sacar un libro donde dicen que soy el monstruo; no, yo no soy monstruo. No tengo problemas con el PAN, pero no soy panista, ¡no lo he sido ni lo seré nunca! Soy una liberal, yo soy maestra. Y del SNTE. No tengo broncas con el PRI, de él surgí y tuve muchas cosas buenas, pero no estoy con la camarilla corrupta y delincuente que está en su conducción. Y pago el costo”.

Tiene razón. No es un monstruo. Es Elba Esther Gordillo, aunque no siempre tuvo ese nombre.

(Doña Perpetua, el poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo, Arturo Cano y Alberto Aguirre, Grijalbo, México, 2008. Formato: 342 pp. 15 x 23 centímetros. ISBN: 9789707809994).