domingo, 16 de enero de 2005

Entrevista a José Luis Escalera realizada por el Colectivo K para la Revista "Una Theta"


Transcribimos el texto íntegro de la entrevista publicada por el suplemento "Una theta" y realizada por el "Colectivo K" a José Luis Escalera
Colectivo K. ¿Cómo nació el proyecto de Profética?


José Luis Escalera: Diría que es como un descubrimiento personal, vino de la literatura. Siempre leí, siempre me gusó, pero he notado como que encontré algo más interesante o más serio que me dio más cosas. Coincide un poco en el tiempo con la compra de la casa, y de un interés por Puebla, por el centro, sin tener todavía bien en claro qué era lo que iba yo a hacer en ella.


CK. ¿Todavía no estabas pensando en Profética?


JLE. No. Se da el embone entre estas dos partes. Yo creo que de fondo lo que hoy es un interés en poner una alternativa, algo diferente, qué hacer con el tiempo libre. Me parece que hay un mundo de consumo, muy epidérmico, muy superficial, que nos está invadiendo o que ya nos invadió. Las alternativas que nos proponen de qué hacer con nuestro tiempo son de esa calaña, muy superficiales, muy centradas en las apariencias, en el tener, en lo que se ve, y no tanto en lo que puedes hacer internamente contigo. Me parece que por ahí va el fondo de la propuesta de Profética, es una invitación a la gente a que se anime a hacer un viaje interior en compañía de gente chingona, de autores que a lo largo de la historia han escrito cosas importantes, algo que vale la pena. Es posible encontrar otros mundos en los libros.


CK. ¿Cómo construiste el proyecto?


JLE. Digamos que primero se concretó la idea de la biblioteca. Fue la idea inicial y central. después surgió la idea de cómo nos íbamos a sostener. Bueno, eso se liga a algo que genere lana: un bar, un café, una librería, y así se fue armando. Después lo aterrizamos.


CK. ¿Qué es lo que le ofrece Profética a todos los lectores?


JLE. Bueno, ahorita la oferta básica es la del espacio para leer. La biblioteca tiene un horario muy amplio de servicio, estamos de 10 am a 10 pm todos los días de la semana y ofrecemos un acervo de 10, 000 libros que están a disposición del público de manera gratuita. Próximamente implementaremos el servicio de préstamo a domicilio, para que literalmente se convierta en una biblioteca. Digamos que por el momento es una sala de lectura, la idea es ofrecer el servicio de préstamo a domicilio y obviamente continuar incrementando el acervo.


CK. ¿Qué colecciones podemos ofrecer ahí?


JLE. Hay mucho de los autores latinoamericanos y españoles. En el caso de España tenemos mucho del Siglo de Oro. En el caso de Latinoamérica hay más autores mexicanos que de otros, digamos que el cincuenta por ciento del acervo está concentrado en eso. Tenemos algo de ingleses, franceses, alemanes, italianos. Hay algo de historia, de filosofía, hay una sección importante de libros para niños. El énfasis es claramente literario, eso fue algo que estuvo claro desde el principio. Ante las tecnologías nuevas como el internet, el acceso de infantes a otros formatos que no son el libro tradicional solicitan claramente una biblioteca donde te encuentres información; sin embargo, en literatura creo que aún el medio privilegiado sigue siendo el formato tradicional de papel.


CK. ¿Cómo ha sido la respuesta de la gente con Profética?


JLE. Yo diría que bien. Estoy muy contento con esto.


CK. ¿No hay decepción por ahí?


JLE. La verdad no. Creo que la gente vio con buenos ojos desde el principio a Profética, el ambiente que yo percibo, la neta, es un ambiente amigable. Aquí hay gente que hace a Profética totalmente ajena al medio, sin pertenecer a ningún grupo o a ninguna mafia o a ninguna cosa de esas. De alguna manera la gente no siente que está entrando al coto de nadie sino que es un lugar donde todos somos bienvenidos. Yo quisiera pensar que las cosas que le ofrecemos a la gente les han interesado, le han parecido válidas, desde el café hasta el libro. O los talleres y los eventos que hacemos. Si bien no es fácil hacerlo y nos ha costado trabajo hay que aprender, lo que hemos tratado de hacer es cuidar mucho la calidad, tratar de que sean cosas que valgan la pena, en ese sentido la gente la ha recibido con buenos ánimos y ahí vamos.


CK. ¿Cuáles son las diferencias entre Profética "un centro de difusión privado" y la parte institucional? ¿Cuál es la diferencia de matices en la difusión cultural?


JLE. Yo creo que son muy diferentes entre sí, la Secretaría abarca muchas más cosas. Profética está concentrada solamente en el proyecto de la literatura y la Secretaría se mete con música, teatro, artes visuales, con literatura también, evidentemente, producción de libros. Yo creo que no son animales que puedan ser comparables. Esencialmente no hay ninguna diferencia en cuanto a promoción en sí, estamos buscando cosas más o menos afines. Yo quisiera pensar que si hay una diferencia es el hecho de que esto sea privado, quizá le da una expectativa de mucho más largo plazo y quiero pensar que esto va a seguir durante 30 años, durante 25 o dentro de 40 años. A lo mejor no, pero la intención es esa. Al salir de las dinámicas o de las lógicas que obviamente son de corto plazo, de un trienio o de un sexenio, te permite tal vez ir haciendo proyectos con más calma, tener tu punto de llegada más allá en el tiempo.


CK. Una pregunta medio oscurona, ya estando dentro del tema de la difusión cultural ¿Cómo evalúes el sexenio? Seis años de cultura en Puebla


JLE. Yo creo que el balance es positivo. En el caso de todo el sexenio de Palou, cosas como la Casa del Escritor me parecen un acierto, la sinfónica me parece un acierto, el espacio cultural que estpan construyendo a toda prisa me parece un acierto importante, el teatro se ve bien, en fin; de las cositas que medio me entero, que me entero por el periódico, no sé más cosas que el ciudadano común y corriente, en general diría yo que Palou tuvo una perspectiva y estrategia del proyecto cultural del sexenio de largo alcance o de largo aliento. Quizá la parte donde podría mencionar fallas sería la continuidad en cosas que se hicieron en sexenios anteriores, más concretamente en cuanto a los espacios. A lo mejor espacios que el sexenio anterior echó a andar, llega el siguiente sexenio y no los atiende, como que se concreta en espacios que él inventa o él crea; como el Instituto Cultural Poblano que tiene muchísimo potencial y se dejó morir, por ejemplo. Creo que en las cosas que si yo pudiera decidir, las haría diferentes. Pero me parece que son omisiones o fallas relativamente menores. Yo creo que se hicieron cosas importantes, como lo de la Palafoxiana con lo de la coyuntura del temblor. Me parece que se hizo bien, que se hizo a fondo, que no se hizo nomás para que quedaran bonitas las fotos, sino que se hizo bien, se repararon los libros, se clasificaron, están ya en internet en catálogo. Eso es una chamba de fondo, no es nada más el relumbrón. En artes visuales me parece que también hubo criterios y políticas bastante buenas, no le entro mucho al detalle, pero me parece, en general, bien.


CK. ¿Profética tiene algo preparado para el aniversario del Quijote?


JLE. Estamos participando con otras seis instituciones, en la elaboración de un simposium internacional sobre la primera parte del Quijote justamente. La idea es que en este simposium participen los Cervantistas más importantes del continente americano. Lo que ha sucedido con el Quijote, al ser de un autor español, es que el cervantismo ha sudi, de una manera, propiedad de los españoles, y sin embargo durante muchos años, sobre todo en el siglo XX, existe una presencia y aportaciones importantes al conocimiento de la obra de Cervantes por parte de académicos e investigadores. Entonces la idea del simposium es reunir a los mejores cercantistas de América y que den su visión del Quijote de América, que ese es el nombre del simposium. Es un evento medio raro porque participan siete instituciones, desde Profética, Harvard, Boston, la UNAM, el COLMEX, la UAM de Iztapalapa, la IBERO y la BUAP que es la sede. De alguna manera es un evento un poquito sui generis, porque no es común que se junten tantas instituciones para armar una cosa de éstas. Va estar abierto al público en general, va a ser gratis, de alguna manera es acercar a estos grandes sabios, a estos grandes investigadores que llevan varios años estudiando la obra. Acercar la obra al gran público ; no es un evento de especialistas para especialistas, sino que es un evento donde el gran público podrá tener acceso a esta gente y que se arme un diálogo interesante.


CK. ¿Qué opinas sobre las propuestas literarias que se están dando en Puebla?


JLE. Pues yo creo que está difícil en ese sentido, ahorita hay mucha gente metida en el asunto. Como siempre, hay de todo, pero los niveles de calidad, de compromiso, varían evidentemente. Pero me parece que está más viva que nunca, yo creo que en Puebla están pasando cosas importantes y vamos a ver en poco tiempo un grupito de 4, 5, 10 buenos escritores que puedan publicar y que puedan ser leídos en todo el mundo. No es algo de ahora, es producto del trabajo de 20 o 25 años. Quiero ser optimista al respecto: habrá un momento en el que se van a desencadenar. Ahí está Gabriel (Wolfson) que está publicando. Hay mucha gente escribiendo y publicando, quizá en ediciones pequeñas que no tienen tanta distribución, pero que está siendo leída con demasiada atención e interés por la crítica y los lectores en general. Habrá cosas interesantes que celebrar y festejar en los próximos años.


CK ¿Cuál crees que deba ser el perfil, sin decir nombres, del próximo Secretario de Cultura?


JLE. El perfil: nariz aguileña, tirando a griego. No, ya en serio: creo que tiene que ser un cuate con la capacidad de gestión y promoción importante. Primero que tenga las ideas muy claras de la oferta cultural que quiera llevar a cabo. Tiene que reconocer lo que se ha hecho, con la visión del estado y la ciudad, sobre todo en el tema de muchos años, siglo incluso. Entonces desde esa humildad no pretender inventar, sino que conozca esa tradición y que sea capaz de asumirla y de plasmarla sin querer inventar el hilo negro. Que de ninguna manera sea oportunista, pero insisto, saber incorporar sus ideas, sus propuestas, en el margen, en la línea de una tradición que esté viva, y que lo sepa gestionar, que lo sepa promover. Yo creo que debe ser una gente que trabaje en equipo, que reconozca que hay muchos temas, amplios y diferentes entre sí, yque no puede ser experto en todo ni debe serlo, que sea capaz de integrar un equipo chingón y que ese equipo funcione y que de alguna manera las distintas áreas que encabezan la Secretaría sea capaz de coordinar y llevar a cabo todos esos talentos. Me gustaría que fuera no provinciano, que fuera un poco cosmopolita, que no viera esa udea como del folclor o de las costumbres o de la cultura loca, privilegiando lo poblano porque es poblano. Que tuviera otra visión, si es un gringo que sea un gringo y que venga un gringo, si es español, italiano, chino, regio, chilango, de donde sea. De alguna manera es un privilegio.