domingo, 19 de diciembre de 2004

Artículo publicado en la Revista del periódico "Intolerancia": "Profética: la Casa de la Lectura"


Profética: la casa de la lectura
Texto: Víctor Arellano/Fotos: Esther Chelius

José Luis Escalera Guzmán compró, en ruinas, la Casa de la Limpia en el año 2000. dos años duró la reconstrucción, en julio de 2003 abrió Profética, la Casa de la Lectura, formada por librería con fondo de Educal, cafetería y una biblioteca formada por más de 10 mil libros, la gran mayoría de literatura, además de ciencias sociales y humanidades.


En el año tres meses que tiene abierta al público, de manera gratuita, la biblioteca, ha recibido a 13 mil 145 usuarios, mismos que han permanecido más de 15 mil horas en sus espacios.


Profética es una asociación civil formada por José Luis, Gustavo Illades, Fritz Glockner, Frank Loveland y José Antonio González Quijano, quienes han hecho posible este sueño que se traduce en una realidad contundente: presentaciones de libros y revistas; funciones de cine; lecturas; debates; conciertos y la participación en actividades con instituciones públicas y privadas en actividades artísticas y culturales.

- José Luis, ¿cómo nace la idea de crear Profética, la Casa de la Lectura?

- Surgió hace varios años, a raíz de la inquietud de acercar a los grandes públicos a la lectura a partir del descubrimiento personal de la literatura, quise compartir ese gusto, eso que encontré. Cuando le preguntaron a Juan Rulfo porque escribió Pedro Páramo, Rulfo contestó que lo escribió porque quería leerlo, por ahí puede ir algo de la creación de Profética. Se nos ocurrió crearla porque queríamos venir a Profética.


José Luis Escalera

- ¿Qué tiempo les llevó construir esta realidad?

- De que se compra la casa, luego de pensar qué hacer con ella, pasaron tres años. Primero tuve el interés de participar en el rescate del Centro Histórico, porque me interesa la arquitectura colonial, la casa la vi cayéndose a pedazos, luego la pusieron en venta y la compramos. Primero la compramos luego pensamos qué hacer con ella.

- ¿Imaginaste qué tan pronto Profética se iba a insertar en la vida literaria de Puebla?

- La verdad es que no, iniciamos con mucho temor de la respuesta de los poblanos, que ha sido muy generosa, ya se apropiaron del lugar, estamos sorprendidos por la respuesta, tanto en la biblioteca, que es el eje a través del cual gira todo el espacio, como de los otros servicios. Es evidente que los poblanos que vienen se sienten a gusto, cómodos, se ofrece un ambiente poco formal, no hay formatos ni protocolos estirados, no los tendremos nunca. Las personas vienen y hablan de lo que quieren, hay libertad, apertura, está abierto a todo lo que tenga que ver con el arte y la cultura.

- ¿Para ti la cultura es un gasto?

- no, es una inversión, una inversión a la que tendríamos que apostar más en México. A través del arte y de la cultura estamos construyendo mejores personas, por tanto una mejor sociedad.

- ¿Cuál ha sido la relación de Profética con las instituciones públicas?


- Desde el principio la Secretaría de Cultura vio con buenos ojos el proyecto y nos echó la mano. Profética se plantea el mantenerse como un espacio independiente, no ha sido necesaria la ayuda de ninguna instancia después de ese primer paso, hemos organizado actividades en conjunto, la librería es de CONACULTA, Pedro Ángel Palou García ha estado con nosotros en diferentes actividades, con el ayuntamiento no hemos tenido ninguna actividad.

“Guillermo Carrera, poeta, maneja y opera la biblioteca de Profética y Noé Blancas trabaja en el Laboratorio de Voz.”

- Cuando arrancó pensamos que no iba a venir nadie o que iban a venir chavos a hacer la tarea, pero no, como es una biblioteca especializada en literatura, vienen muchas personas, no sólo estudiantes, que vienen a leer. Queremos romper con la idea de que las bibliotecas son espacios para especialistas, vienen personas de todas las edades, tenemos títulos muy buenos y tenemos muy buena afluencia. Por otra parte seguiremos con la promoción de la lectura con la presentación de escritores, lecturas, debates, presentaciones de libros y revistas, ahora estamos buscando la manera de traer escritores de fuera de Puebla, incluso del extranjero.

Guillermo Carrera


- Noé, ¿qué es el Laboratorio de Voz?

- es un proyecto concebido por Gustavo Illades, en primer lugar se ocupa de grabar todo lo que sucede en Profética: presentaciones, charlas, debates, lecturas en cabina; con el fin de tener fonoteca más o menos completa con la mayoría de las voces de escritores que vienen a Profética, para después trabajar sobre ello, además de ponerlo a disposición de los interesados y buscar la manera de difundirlo. Lo que para mí es más interesante, lo que se planea para el mediano plazo, es vincular el Laboratorio de Voz con la investigación literaria, que es el objetivo final de Profética. Gustavo tiene varios años trabajando la oralidad en la literatura, especializado en literatura medieval, aunque también trabaja la contemporánea. Queremos llevar a la práctica lo que ha trabajado de tal manera que podamos editar un CD sustentado por una investigación filológica, puesta en voz alta. Estamos ya grabando un disco de narración oral, con un profesional, que circulará en los primeros meses del próximo año y tenemos casi terminados proyectos sobre Sor Juana, sobre Rulfo, investigaciones que queremos ver ya grabados. Otros proyectos son una serie de textos breves y una tertulia literaria variopinta, no sólo con especialistas, sino con el público en general.

Guillermo Carrera, Noé Blancas y José Luis Escalera


- José Luis, ¿cómo está lo del simposio del año entrante?

- Va a ser algo muy importante, estamos participando siete instituciones: Harvard University; Boston University; UAM Iztapalapa; UAP; UNAM; Ibero Puebla; Colegio de México y Profética. La propuesta del simposio es tener la presencia de lo mejor del cervantismo de América, propiedad de España, pero en América hay un cervantismo importante, hemos aportado mucha obra importante. Lo mejor del cervantismo americano estará en Puebla en febrero bajo el nombre “El Quijote desde América”, con el pretexto de la aparición de la primera parte de El Quijote en el 2005. será en el salón Barroco de la UAP durante tres días, nosotros somos los convocantes y creo que será una actividad muy importante para todos.